miércoles, 23 de marzo de 2011

- ¡Qué dientes más grandes tienes!
- ¡Son para comerte mejor!


De pequeños a muchos nos han contado multitud de cuentos de tradición oral, quizá para divertirnos o puede que para transmitirnos ciertos valores o favorecer nuestra maduración personal a través de sus evidentes moralejas. Blancanieves y los siete enanitos, Hansel y Gretel, Pulgarcito, La bella durmiente, etc. son sólo algunos ejemplos de este tipo de historias.


Dado que desde la antiguedad los cuentos se han ido transmitiendo oralmente, muchos son los que han sufrido modificaciones con el transcurso del tiempo, por lo que no suelen tener una forma definitiva ni única; y por lo que con el tiempo puede que se haya perdido el sentido original del mismo. Este es el caso de Caperucita Roja, donde encontramos escondido un mensaje nada infantil: Se trata de una alegoría llena de sexualidad y erotismo de la pubertad y una advertencia sobre los peligros de ésta. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo?

Caperucita es una niña que se convierte en una mujercita cuanto su madre le regala la famosa capa roja, que representa en realidad su primera menstruación (es incuestionable el uso del color) Recibe un encargo asociado al rol femenino de la época: llevar alimentos a su abuela, donde se simboliza el paso del tiempo desde el nacimiento hasta la madurez. Además, la madre previene a la joven de los peligros que entraña el bosque, clara imagen del peligro al que los jóvenes han de enfrentarse hasta llegar a ser adultos. 

Como es normal en la juventud, Caperucita ignora el consejo de su madre, parándose a hablar con el Lobo, que evidentemente, encarna a la naturaleza masculina. Pero ¿porqué el lobo no ataca a la niña en cuanto tiene ocasión como haría por su instinto animal? En un primer instante intenta seducirla cortésmente: le aconseja sobre qué camino tomar (aunque realmente esté mintiendo), y la jóven tontea descaradamente con él: primero no quiere hablar con él, pero finalmente le termina contando dónde va.


Más adelante, el Lobo se come a la Abuelita y se viste como ella para engañar a Caperucita; es decir, oculta su personalidad y sus verdaderas intenciones tras la máscara de la ambilidad y la confianza, sólo para intentar meterse en la cama con ella. Llegados a este punto cabe hacerse una pregunta ¿la niña no consigue distinguir a un lobo disfrazado, o es que en realidad no quiere darse cuenta?

La famosa conversación entre ambos (¡Qué ojos más grandes tienes!, - ¡Para verte mejor!, - ¡Qué orejas más grandes tienes!, ¡Para oírte mejor!, ¡Y qué dientes más grandes tienes!, ¡Para comerte mejor!), se podrían ver como el preámbulo a una escena de sexo, que culmina cuando Caperucita se mete en la cama con el Lobo, y éste se la come, en todos los sentidos.


Con el final feliz (no incluido en las primeras versiones del cuento) donde un leñador hace de salvador, se recalca la sumisión femenina y la incapacidad  de las mujeres para defenderse, pensamiento tan típico de épocas pasadas.

Parece que queda claro que Caperucita Roja, al igual que otras historias de hadas, no es un simple cuento infantil, ya que como hemos visto encontramos varias lecturas sutiles y alegorías cargadas de sexualidad y erotismo.


Referencias:
1. http://disparateandobang.blogspot.com/2008/08/alegoras-sobre-caperucita-roja.html
2. http://lo-dice-diana-aller.blogspot.com/2008/05/caperucita-roja.html
3. http://recintomoxo.net/foro/letridad/caperucita-roja-un-cuento-infantil/?wap2

miércoles, 16 de marzo de 2011

Disfemia

El éxito de la película "El discurso del Rey" ha puesto de nuevo en el candelero verdades y mitos sobre la tartamudez y ha ayudado a que podamos comprender mejor a las personas que sufren este trastorno de la comunicación, el cual afecta aproximadamente al 1-2% de la población en el mundo.


Son muy conocidas las características de este desorden: el flujo del habla se ve interrumpido, y se repiten sonidos, sílabas o palabras; en general mejora al cantar, al actuar o al hablar con un animal, y empeora al hablar en público o por teléfono. Pero lo que muchos no saben es que no tiene su origen en problemas en los órganos del habla, ni implica incapacidad lingüística, ni por supuesto problemas con la inteligencia; es decir, no se trata de una enfermedad ni una discapacidad. Su nombre científico es disfemia.

Aunque no se conocen las causas que lo producen, se ha conseguido delimitar una serie de factores que influyen en el desarrollo del trastorno, como por ejemplo factores hereditarios, mayor número de afectados masculinos (aspecto este que es bastante común en los trastornos del lenguaje), problemas de índole psicológico, trastornos neurológicos, etc.



Durante muchos años se creía que la tartamudez estaba relacionada con los trastornos de lateralidad, como por ejemplo la zurdera, aunque esto se ha descartado, pero hoy día se cree que sólo ocurre con las personas zurdas obligadas a usar su parte derecha. Esto puede que sea debido a que por regla general el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo, y el izquierdo controla el lado derecho. El lenguaje inicialmente se desarrolla en ambos hemisferios pero con los años , y en la mayoría de los casos, cambia sólo al izquierdo. Por tanto al obligar a usar la mano derecha a un zurdo su cerebro "duda" con qué hemisferio realizar la acción, ya que originalmente debería ser el izquierdo (el del habla), pero finalmente es el derecho, lo que desencadena el problema al hablar.


Referencias:
2. http://hobbytartamudez.blogspot.com/

lunes, 7 de marzo de 2011

Wave Rock: Surfear sobre la roca

En el mundo es conocida la afición de los australianos por practicar surf, ya que las características de parte de sus costas las hace perfecta para este deporte, lo que lo convierte en el destino preferido de muchos surfers de todo el planeta.

Por tanto no es de extrañar que al oeste de Australia se encuentre una de las formaciones rocosas más impactantes, la Wave Rock,  una increíble formación muy similar a una ola petrificada en el que practicar surf.


Esta enorme estructura de granito, de poco más de 15 metros de altura y unos 110 metros de largo, fue formándose por la erosión desde hace unos 60 millones de años, así su base se fue socavando hasta conseguir su forma actual. Su colorido es debido al agua que se ha ido filtrando desde hace miles de años, lo que ha provocado que se depositen materiales químicos, que tiñen de gris, rojo y amarillo esta "ola" de piedra.


Los antiguos indígenas de la región temían acercarse, y es que al pasar por debajo parece que la ola caerá sobre nuestras cabezas y su resaca nos llevará tierra adentro...


Referencias: