martes, 1 de febrero de 2011

"Cent mille milliards de poèmes"


Para los que no se prodiguen en la lengua de Alexandre Dumas viene a significar "cien mil millones de poemas", y es el título de un original libro de sonetos del poeta Raymond Queneau, que como su nombre indica contiene exactamente cien mil millones de poemas. Alguien podría pensar que para poderlo editar en papel el tamaño de la letra debería ser extremadamente pequeña o que estamos ante un libro de miles y miles de páginas. Pues ni una cosa ni la otra, "Cent mille milliards de poèmes" contiene exactamente 10 páginas. Entonces ¿cómo es posible que contenga tal cantidad de poemas?

La explicación es sencilla y muy ingeniosa: Cada página tiene los catorce versos que forman la estructura de un soneto, pero cada verso está sobre una especie de "tira" móvil e independiente que podemos separar, de forma que es posible combinar todos los versos de todas las páginas para formar sonetos diferentes. Para los amantes de la estadística, este "juego" de versos se traduce en 1014  combinaciones posibles (100.000.000.000.000)


Cualquier mezcla que hagamos formará un soneto con sentido, atendiendo a las estrofas, el ritmo y la rima. Además, es muy probable que tomando un poema al azar el lector sea el primero en leerlo ya que, según afirmaba el propio Raymond Queneau, si se nos toma unos 45 segundos en leer un soneto y otros 15 en preparar el siguiente, para leer todas las combinaciones tardaríamos aproximadamente unos doscientos millones de años.

Os dejo con un par de versiones online que generan los distintos sonetos del libro, por si os queréis entretener: Una (pulsa + y/o - en cada verso) y dos (pasa con el ratón sobre cada verso)


Referencias:
1. http://www.papelenblanco.com/poesia/el-poema-mas-largo-de-todos-los-tiempos
2. http://debates.coches.net/showthread.php?t=94543

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que te regalen este libro es una faena, porque nunca le podras decir a quien te lo regaló que has terminado su libro y que te ha gustado mucho =P

PD. Por favor que nadie me regale este libro, que agobio saber que no lo puedes terminar de leer =S

Apulita ;)

Ortadilla dijo...

Una cosa es no terminar el libro, y otra es que te guste o no, porque yo lo consideraría un regalo muy original. Además, siempre tendrías algo nuevo que leer en los ratos de aburrimiento ;)

Anónimo dijo...

Sí, si original es, pero a mi la idea esa de no poderlo terminar no me gusta mucho!
De todas formas no me gusta la poesia, asi que tampoco me pierdo mucho! =D

Anónimo dijo...

La vida me debe doscientos millones de años para poder terminarlo.

Ortadilla dijo...

Al Anónimo segundo: Si no te gusta la poesía y quieres libros que te duren 200 millones de años, empieza cualquier libro-tostón de los que están de moda ahora ;)

Al Anónimo tercero: Ojalá fuera así, la vida es corta y debemos elegir bien en qué dedicar nuestro preciado tiempo

Saludos

Anónimo dijo...

Pues Yo...... me esperaré a que lo saquen en DVD o BlueRay, jejeje

Ortadilla dijo...

No es una mala opción, no, jeje

Anónimo dijo...

Pues a mi parecer, que además de ser un libro bastante interesante es original, tú eres el dueño del principio y del fin de tu lectura. ¿Hay algo más creativo?
Aunque parezca interminable, y costoso de leer, el autor ha sido lo suficientemente inteligente para dejar decidir al lector el cierre del libro, ya que las combinaciones pertinentes para este, las decides tu.

y, de nuevo, felicidades por tu blog, no menos interesante que el contenido de la entrada.. jejej

Ortadilla dijo...

Creo que lo que comentas debería ser aplicable a todos los libros que caigan en nuestras manos. Somos libre de empezarlos y de terminarlos cuando nos plazca.

No comprendo a quienes se empeñan en terminar un libro aunque sea un verdadero tostón y no les esté gustando, simplemente por el hecho de acabarlo.

Existen millones de libros y el tiempo el oro como para desaprovecharlo con mamotretos literarios.

Un saludo, y gracias de nuevo por esos piropos al blog ;)

Anónimo dijo...

Todo lo que experimentamos en nuestro paso por la vida tiene un final. Poder abrazar el infinito y lo eterno, aunque sea por medio de una ilusion como este libro, debe ser un interminable placer.

Publicar un comentario